Navarra pide participar en la declaración de impacto ambiental de un proyecto de mina de potasa en la zona de Sangüesa

También ha presentado diez alegaciones al proyecto y ha pedido a la empresa realizar un plan de participación ciudadana

Navarra ha solicitado al Estado participar en la declaración de impacto ambiental de un proyecto de mina de potasa en la zona de Sangüesa y Javier, y que afecta también a terrenos de Aragón. Además, ha presentado diez alegaciones al proyecto y ha pedido a la empresa realizar un plan de participación ciudadana.

Estos y otros extremos han sido trasladados por técnicos del Ejecutivo a la corporación municipal de Sangüesa, en una reunión mantenida esta semana en el Ayuntamiento de la localidad, ha informado el Gobierno foral a través de un comunicado.

El proyecto, denominado ‘Mina Muga’, está promovido por la empresa ‘Geoalcali’. Además de Sangüesa y Javier, incluye a los términos municipales de Undués de Lerda y Urriés (Zaragoza).

En concreto, el Gobierno de Navarra ha solicitado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente poder participar en el proceso de declaración de impacto ambiental, competencia del Estado al tratarse de un proyecto que afecta a dos comunidades.

Además, el Ejecutivo foral ha presentado diez alegaciones al proyecto en el proceso de evaluación ambiental, como “definir mejor el proceso de rellenado del hueco minero con los propios residuos; el sellado del vertedero por fases, de manera progresiva y sin esperar al final, o que se garantice la inexistencia de afecciones a los edificios y terrenos en superficie”.

También se pide otra solución al tendido eléctrico previsto, que pasa por una ZEP (Zona de Especial Protección) y por el tramo medio del río Aragón; así como que se construya una variante de accesos. La Comunidad foral también solicita “mejorar el estudio paisajístico y replantear la distribución de las instalaciones en superficie, así como construirlas lo más al sur posible del Camino de Santiago”.

Otras alegaciones hacen referencia a “la necesidad de un estudio de campo de la fauna catalogada, al cumplimiento de la legislación en materia de ruido y la vigilancia ambiental del proyecto”.

Por otro lado, el Gobierno de Navarra ha realizado una solicitud a la empresa para realizar un plan de participación ciudadana sobre el proyecto definitivo, “al alcance de todos los agentes sociales y la ciudadanía interesada, al menos con una base informativa, una fase de diagnosis con sesiones deliberativas, recogida de propuestas y fase de retorno”.

EL PROYECTO

La empresa ‘Geoalcali’ plantea una inversión de 356 millones de euros, de los que 201 millones irían destinados a la construcción y el resto se invertiría en la fase de explotación (155 millones).

La firma tiene previsto la creación de más de 500 empleos en la fase de explotación de la mina, cuya plena producción se alcanzaría en 2018. Los ingresos se estiman en 4.600 millones por la venta de potasa y sal común.

Las dos bocaminas estarán situadas en territorio aragonés, en concreto en Undués de Lerda, mientras que la planta de tratamiento se ubicará en Sangüesa.

La superficie prevista de ocupación será de 230 hectáreas, con una producción media anual de 1.050.000 toneladas de potasa y 1 millón de toneladas de sal sódica, con una vida estimada para la actividad minera de 20 años.

Enlace a la noticia en el diario.es  aquí

Aragón advierte a Navarra de los riesgos para Yesa derivados de la mina de potasa.Por Diario de Aragón.

Buscando información sobre la noticia publicada en el Diario de Navarra y en el Diario de Aragón sobre la mina de Yesa, he encontrado una noticia del día 10 de Diciembre, que aunque es más antigua, vieniendo al mismo tema, me parece interesante que la leamos.

10/12/2015

El director general de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón, Joaquín Palacín, ha informado hoy a su homóloga en Navarra, Eva García Balaguer, de los posibles riesgos para el embalse de Yesa derivados del proyecto de puesta en marcha de una mina de potasa entre ambas comunidades.

Según informa el Ejecutivo autonómico, Palacín se ha referido a las posibles repercusiones medioambientales y sísmicas que se podrían originar y ha considerado necesaria la elaboración de un informe sismológico para descartar movimientos de terrenos tanto en la zona de la mina como en Yesa.

El director general ha advertido, además, de que las obras de recrecimiento del embalse de Yesa no sólo han planteado problemas de deslizamientos de laderas sino que se ejecutan en la actualidad con “una inversión estratosférica y sin ninguna garantía”.

Durante el encuentro, ha informado a su homóloga navarra del contenido de un informe elaborado por su departamento que detecta una serie de “deficiencias” en el proyecto de la mina de potasa que se prevé ubicar entre los municipios navarros de Javier y Sangüesa y los aragoneses de Undués de Lerda y Urriés.

El estudio destaca que las instalaciones mineras requerirían de la construcción de un nuevo vial por la cual circularían hasta 39 camiones a la hora en determinados meses, de una línea de alta tensión y de una demanda de agua de 819.784 metros cúbicos al año.

El informe señala que la actividad minera generaría molestias durante la fase de explotación por polvo, ruidos y vibraciones en la localidad de Undués de Lerda, situada a menos de 300 metros del área de explotación y de 1,5 kilómetros de la bocamina.

Alude también al hecho de que en la documentación aportada por la empresa promotora del proyecto, Geoalcali, no se alude a los riesgos sísmicos de la zona ni a las repercusiones que podrían derivarse de la explotación.

El informe destaca, asimismo, que en el proceso productivo anunciado no se justifican “convenientemente” los medios empleados para la depuración de las aguas sobrantes empleadas en el proceso, ni las medidas previstas para evitar posibles desbordamientos de las balsas que pudieran contaminar suelos y cauces cercanos.

Tras insistir en las “serias dudas” generadas por el proyecto en Aragón, Palacín ha incidido en la necesidad de que se tengan en cuenta las afecciones medioambientales y de seguridad que se puedan producir tanto en la zona de explotación como en el propio embalse de Yesa.

 

Enlace a la noticia en el Diario de Aragón aquí

 

 

 

 

Los vecinos avisan de la apertura encubierta de la mina de potasa.Por El Periódico de Aragón.

Los vecinos avisan de la apertura encubierta de la mina de potasa.

Los afectados creen que con la “galería de investigación” quieren evitar trámites

Undués de Lerda

Losvecinos avisan de la apertura encubierta de la mina de potasa
Los afectados creen que con la “galería de investigación” quieren evitar trámites

Los vecinos de la comarca de las Cinco Villas (y otras adyacentes), a través de la plataforma No a las minas de potasa en la Val d’Onsella y la sierra del Perdón, presentaron ayer sus alegaciones a la apertura de una “galería de investigación” propuesta por la empresa Geoalcali en Undués de Lerda.

Consideran que el acceso a este recinto coincidiría con una de las entradas previstas a día de hoy a la futura mina que pretende extraer potasas en la zona, por lo que estiman que la agrupación empresarial pretende empezar los trabajos antes de recibir el permiso o desestimamiento al proyecto general presentado ante el Ministerio de Industria. Podemos también mostró su oposición al proyecto presentando otra alegación.

La plataforma de afectados considera que este movimiento es una maniobra para “convencer de la viabilidad del proyecto a inversores extranjeros” que todavía no han aportado capital, así como para “tratar de dar la sensación de que ya tienen todos los permisos para la explotación”.

La portavoz de la plataforma, Marta López, indicó que la supuesta galería de investigación “llevaría 20 meses de trabajo para su finalización, una profundidad de 362 metros y una sección de seis metros”, unas dimensiones que consideran desproporcionadas. También consideran que estos trabajos “no incrementarán el conocimiento para el diseó del proyecto de explotación” porque ya está planteado y en fase de estudio por las administraciones.

El doctor en Geología por la Universidad de Zaragoza, Óscar Pueyo, una de las personas que ha colaborado en la redacción de las alegaciones, cree que en ese proyecto hay una “gran cantidad de deficiencias e imprecisiones”, lo que denota un “bajo interés en hacer bien las cosas” por parte de la compañía.

Los impulsores de esta plataforma de rechazo a la explotación minera consideran que abordar un proyecto de estas dimensiones será muy perjudicial por las afecciones que se producirán en el entorno y el elevado riesgo de salinización de los acuíferos, entre otras afecciones ecológicas.

 

Enlace a la noticia en en Diario de Aragón aquí

 

 

 

Denuncian la apertura encubierta de una mina de potasa cerca de Yesa. Por Diario Navarra

​Denuncian una estrategia de la empresa para “puentear” a las administraciones y poder ver así rebajadas las exigencias medioambientales

Actualizada 07/01/2016 a las 17:06

Undués de Lerda, donde está proyectada la mina de potasa.

La Plataforma Unitaria contra las Minas de Potasa en la Val d’Onsella y la Sierra del Perdón (entre Aragón y Navarra) ha denunciado este jueves que la apertura de una galería de investigación por parte de la empresa Geoalcali en Undués de Lerda (Zaragoza) supone una “apertura encubierta”.

Por ello, dicha plataforma ha anunciado que va a presentar alegaciones ante este proyecto, que salió a información pública el pasado mes de noviembre, ya que todavía no ha recibido ninguna declaración de impacto ambiental.

Se trata del proyecto ‘Mina Muga‘, uno de los varios planes para la extracción de potasa presentados por la empresa Geoalcali y su matriz australiana Highfield Resources, ha explicado en rueda de prensa Marta López, miembro de la plataforma.

Según López, la división del proyecto inicial, que comprendía unos 550 kilómetros cuadrados desde la Sierra del Perdón, en el entorno sur de Pamplona, Sangüesa, hasta las localidades aragonesas de Undués de Lerda, Pintanos o Bailo, en varios sectores, se debe a una estrategia de la empresa para “puentear” a las administraciones y poder ver así rebajadas las exigencias medioambientales.

El sector denominado ‘Mina Muga‘, principalmente en Undués de Lerda (Zaragoza), pero que afecta también a territorio navarro, es el más avanzado de todos ellos, ya que de la fase de investigación han pasado a tener permiso para abrir una galería de investigación, contra la que presentan las alegaciones.

Además de creer que esta galería supone una apertura encubierta de la mina, desde la plataforma han asegurado que Geoalcali pretende dar la sensación de que ya tienen todos los permisos para la explotación, dado que todavía les faltan dos de los cuatro inversores necesarios para acometer el proyecto, y por eso hablan ya de “bocaminas” o de inicio de actividad en la primavera de 2016.

Desconfían también de las dimensiones de la galería, de más de 2.500 metros de longitud, 362 de profundidad y para la que serían necesarios unos 20 meses de trabajo, algo que no consideran como una mera investigación, así como que tampoco incrementaría el conocimiento de la zona para una eventual explotación.

Para Óscar Pueyo, doctor en Geología por la Universidad de Zaragoza (UZ) y parte del equipo que ha colaborado en la redacción de las alegaciones, en el proyecto hay una “gran cantidad de deficiencias e imprecisiones“, lo que denota un “bajo interés en hacer bien las cosas” por parte de la compañía, a lo que Marta López ha añadido que, unido a la falta de experiencia previa en el sector tanto de Geoalcali como de su matriz australiana, hace pensar que sus intereses sean “meramente especulativos”.

Entre las razones que han esgrimido para justificar su negativa al proyecto han señalado que sería “tremendamente destructivo” con el entorno, que condicionaría a ambas Comunidades Autónomas en sus políticas de ordenación del territorio en función de un proyecto privado y con un beneficio particular, o el riesgo de salinización de las aguas superficiales y de los acuíferos de la zona, ya que el residuo que genera la extracción de potasa es sal.

A todo ello, López ha sumado la contaminación, el colapso de las carreteras con 512 vehículos al día, el peligro de hundimientos en el terreno y en las propias galerías, el riesgo sísmico o la proximidad con el embalse de Yesa, colindante a ‘Mina Muga’.

Por todos estos motivos han exigido que la declaración de impacto ambiental, que compete al Gobierno central al afectar a dos Comunidades Autónomas, sea negativa y que, por tanto, se paralice el proyecto.

Enlace a la notica en DIARIO NAVARRA aquí

Geoalcali acuerda con Acciona construir la mina de Sangüesa

La promotora del proyecto Muga prevé que en febrero le concedan la declaración ambiental

Sagrario Zabaleta – Miércoles, 30 de Diciembre de 2015 – Actualizado a las 06:08h

Recreación virtual de una parte de la planta en superficie de Geoalcali en Sangüesa.

Recreación virtual de una parte de la planta en superficie de Geoalcali en Sangüesa.

Pamplona – Acciona Infraestructuras se incorpora a la construcción de la mina de potasa Muga, que ha impulsado Geoalcali, empresa perteneciente a Highfield, compañía que cotiza a su vez en la bolsa australiana. Con una inversión de 201 millones de euros, las obras durarán unos 18 meses y se prevé que para finales de 2017 se pueda empezar a trabajar en su explotación.

El 24 de diciembre, Geoalcali y Acciona Infraestructuras firmaron un acuerdo de colaboración para la construcción de este proyecto en los términos aragoneses de Undués de Lerda y Urriés y los navarros de Sangüesa y Javier.

Durante los próximos tres meses ambas compañías prepararán una propuesta para la realización de la mina y de sus instalaciones bajo un contrato de precio máximo garantizado en el que Acciona Infraestructuras asumirá la responsabilidad del programa de construcción, costo y calidad final del proyecto.

entre aragón y navarra La boca de la mina está prevista en Undués de Lerda y la planta exterior, en Sangüesa. Durante la realización de las obras, se construirá una rampa de 2,5 kilómetros y unos 300 metros de profundidad en la bocamina, situada en la localidad aragonesa anteriormente mencionada, y al mismo tiempo la planta exterior de Sangüesa (véase la foto que acompaña esta información). La asociación de Geoalcali con Acciona pretende asegurar la construcción de la mina dentro de los plazos y del presupuesto previsto, con un total de 201 millones. Dos de los cuatro bancos principales europeos tienen la aprobación de su comité de crédito para participar en la financiación de este proyecto, lo que significa que la mina ha pasado el examen llevado a cabo por los consultores independientes expertos en esta materia encomendados por las entidades financieras.

los permisos La empresa prevé recibir la declaración ambiental positiva del Ministerio de Medio Ambiente el próximo febrero, para así poder empezar las obras de construcción a principios de año, y seguir con los plazos previstos para iniciar la explotación de potasa. En esta ocasión, es el Ministerio quien debe dar luz verde a la declaración ambiental porque el proyecto ocupa dos comunidades autónomas. Si únicamente se hubiera desarrollado en Navarra, sería el Gobierno foral quien tendría que haberse pronunciado al respecto.

La empresa está más cerca de construir esta mina, que tiene importantes ventajas geológicas y de localización sobre otros productores. De esta forma, prevé que la explotación tendrá actividad para los próximos 20 años, es decir, hasta 2038, con la generación de más de 500 empleos.

Anthony Hall, director gerente de Highfield, matriz de Geoalcali, comentó: “Estamos entusiasmados de trabajar con Acciona al ser una de las empresas más grandes de España, con una plantilla de más de 33.000 empleados en más de 30 países. Pero lo más importante es que tiene cerca de cien años de experiencia en el sector de la construcción. Su apoyo es muy positivo para esta iniciativa. Ahora trabajaremos juntos hasta el inicio del proyecto el próximo año”.Highfield está inmerso en cinco posibles yacimientos de potasa en España: Muga, Vipasca, Pintano, Izaga y Sierra del Perdón.

Titular de Diario de Navarra del 2 de Noviembre

Hoy revisando las noticias, he encontrado esta que se me había pasado por alto. En plena resaca electoral, y con el consiguiente dolor de cabeza, leo que la asociación  Josenea no es que firmen un convenio con  Geoalcali si no que lo renuevan un año más. Y muchos dirán que es en aras de generar dos puestos de trabajo, y con vistas a generar más. Y yo sigo defendiendo lo que defiendo desde el principio, mi tierra no se vende, se defiende, ya bastante expoliada está, ya la hemos agujereado bastante ya la hemos quemado bastante ya la hemos exprimido bastante.

Lo siento, porque yo sólo puedo comer comida ecológica y porque esta marca me gustaba.

Como siempre, aquí os copio el bonito artículo publicitario y cada uno que saque sus propias conclusiones.

Josenea y Geoalcali suman fuerzas por el empleo

ASER VIDONDO. Pamplona

   

  • La asociación sociolaboral de Lumbier y la empresa minera han renovado el convenio que firmaron el pasado otoño
Josenea y Geoalcali suman fuerzas por el empleo

Jesús Cía, de Josenea, y Pedro Rodríguez, de Geoalcali. DN

La asociación sociolaboral Josenea de Lumbier y la fundación de la empresa minera Geoalcali, que proyecta una mina en la zona de Sangüesa, suman fuerzas. Ambas entidades acaban de renovar el convenio anual firmado el pasado otoño por el cual se ayuda a dar formación a personas con difícil inclusión en el mercado laboral y se pone en valor la potasa a explotar en la mina en su uso como fertilizante.

Jesús Cía, director de Josenea, y Pedro Rodríguez, de Geoalcali, rubricaron este viernes la renovación del acuerdo. Cabe recordar que el objetivo fundamental de Josenea es servir de trampolín a los trabajadores en exclusión para la obtención de un empleo en la empresa convencional o el autoempleo a través de la formación laboral y la adquisición de hábitos de trabajo, especialmente a través de la labor en torno a las plantaciones de su finca Bordablanca.

Según explicó Cía, “se ha buscado que el convenio tenga un carácter productivo”. Así, por un lado “la fundación de Geoalcali se compromete a patrocinar la formación de dos personas en Josenea, abonando sus salarios”. “Y a futuro, si acaba por concretarse su proyecto, podrían incluso llegar a incorporar personal que acabe su etapa de formación con nosotros a través de contratos laborales”, dijo.

El otro aspecto que ha sido concretado a través de este convenio es la puesta en marcha de una huerta en Bordablanca para “experimentar con la potasa como abono ecológico”. Ya se ha empleado “con éxito” con productos como la alubia pocha o el pimiento del piquillo y, en puertas del frío, se prepara ya la tierra para el cultivo de plantas de invierno como la borraja, las coles o la alcachofa. El proyecto de la huerta, denominado OrganiK, atañe ya a 13 hectáreas de terreno antaño inservibles que se han convertido en un recurso agrícola y, también, turístico.

“Dentro del programa de Geoalcali ‘Crecer juntos + sanos’, ya han visitado la huerta varios colegios, a los que se ha atendido en castellano y euskera”, indica Jesús Cía. “Así, se ha convertido esta huerta en un punto de interés dentro de la finca Bordablanca de Josenea, algo perfecto dentro de un proyecto general más amplio que tenemos para abrirla toda como recurso turístico en general”, dice.

Enlace a la noticia en DN aquí